Archivo de la categoría: fotógrafos x fotógrafos

La gran nada de Occidente*

Hockney viene trabajando sobre lo norteamericano desde su irrupción en la escena con la Young Contemporaries Exhibition, en 1961. A fines de 1963 viajó a Los Angeles, cuyo estilo de vida y paisaje se volvieron centrales en su obra desde ese mismo momento. A partir de 1982, exploró el uso de la cámara con “composite images”, hechas a partir de Polaroids. Y ya desde 1985 (época a la que pertenece este trabajo) se dedicó a los fotocollages, creando una imagen “completa” a partir de una serie de detalles individuales.

Por Marcos López
Pearblossom Highway”
198 x 282 cms.
Collage fotográfico
abril de 1986
David Hockney (1932)
Anuncios

Nan Goldin por Ignacio Iasparra*

Nan Goldin nació en Washington en 1953 y creció en Boston. A los 18 años empezó a fotografiar a su familia, diseminada por Nueva York, Boston, Londres y Berlín. Vivió en Nueva York hasta 1978. La balada de la dependencia sexual es un diario íntimo de imágenes urbanas donde retrata amigos, familia y amantes. Es también una novela o un retrato de la vida bohemia y sexual de los ‘80. Se publicó por primera vez en 1986 y fue constantemente reeditado, también en formato multimedia. Muchas de las personas retratadas murieron, víctimas del consumo de drogas o de HIV.

Por Ignacio Iasparra

El hombre que miraba demasiado*

Maestro de la oscuridad y de los paisajes urbanos, Ray Metzker transformó con su obra en los años ‘60 la fotografía en blanco y negro. Nacido en Milwaukee, Wisconsin, en 1931, tuvo su primera cámara a los 12, prestó servicio en la guerra de Corea y a su regreso estudió en el Instituto de Diseño de Chicago con Harry Callahan y Aaron Siskind. Hacia 1962 ya se dedicaba a la docencia –que ejerció en Filadelfia, en Nuevo México y en Chicago–, y desde aquella época hasta mediados de los ‘80 centró su obra en imágenes urbanas y texturas experimentales a las que él mismo dio en llamar “Pictus”: “El objeto está cerca, así que atrae mi atención, pero se encuentra fuera de foco, por lo tanto me repele”. Algunos críticos definen su estilo, su marca, como un juego entre la abstracción y la representación expresado en sus figuras sumergidas en sombras profundas y atravesadas por haces de luz y un patrón geométrico que convertiría cada escena en un brillante paisaje cubista.
A lo largo de los últimos veinte años realizó varias series fotográficas en exteriores de Carolina del Norte, Kentucky, Utah y nuevamente en Filadelfia, instalándose por largos períodos en cada lugar.

Por Gabriel Valansi